11 sept. 2016

En la vida todo llega, todo pasa y todo cambia


Al principio somos como niños ansiosos. Queremos que todo llegue lo antes posible, soñamos con devorar experiencias, con exprimir la vida. Más tarde llegan los triunfos, las desilusiones, las piedras en el camino… No obstante, de eso trata la vida, de avanzar, de asumir cambios y ser humildes en todo ese maravilloso trayecto vital.

¿Quién no ha querido alguna vez que algo llegue lo más pronto posible? ¿Y quién no ha deseado en alguna ocasión que un momento fuera eterno, que el tiempo se detuviera ahí mismo como esas rocas que se alzan firmes en medio del océano?
No importa, porque los buenos momentos siempre se quedarán impresos en nuestra memoria. El hombre, por así decirlo, está hecho de recuerdos y nos pasamos gran parte del día evocando buenos y malos instantes.
Admitir que nuestra vida discurre un poco más cada día y que avanza con un tic-tac que nadie puede detener, es sin duda algo que nos asusta y que nos obliga a reflexionar. No obstante, no hay que tener miedo a ese camino, a ese avanzar.
Todos somos breves inquilinos es este mundo imperfecto lleno de cosas maravillosas. No hay que tenerle miedo a los años, sino a la vida no vivida, a los años vacíos huecos de emociones, de triunfos y por qué no, también de fracasos nunca experimentados. Esos de los que tanto aprendemos.

Reflexionemos hoy brevemente sobre este avanzar de nuestra existencia, hablemos de esos aspectos permanentes que debemos cuidar cada día para llevar una vida más plena.

En la vida todo cambia, excepto las esencias

En efecto, podríamos decir que en esta vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No obstante, hay algunos elementos que deben ser puntos fijos en nuestro microuniverso particular:
Tu autoestima, tu necesidad por aprender e ilusionarte
El amor, el respeto, la dignidad y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento personal, deben ser pilares esenciales en tu día a día. Veletas que guiar con fuerza y entereza tu camino, sea cual sea.
Hay veces en que en esta extensa aventura vital, declinamos muchos de estos aspectos en favor de otras personas. Hay quien prioriza en algún momento de su vida a sus parejas hasta tal punto, que se olvida de uno mismo.
Y si bien todo es justificable si los sentimientos son intensos, hay que saber mantener el equilibrio. Ofrecernos a los demás hasta el punto de olvidar nuestras necesidades, nos hará caer tarde o temprano en la frustración, y por tanto dejaremos de avanzar.
Cuando pierdes tu capacidad por ilusionarte, cuando tus días están aferrados a la preocupación o la insatisfacción, tu vida ha dejado de avanzar. El peso que acumulas te arraiga ya al sufrimiento. Respira, relativiza todo lo que te aferra y rompe las cadenas que creas necesarias…

Puede que pienses también que otro aspecto que no debe cambiar a lo largo de nuestra vida, son sin duda los valores. Bien, sin lugar a dudas existirán esos esquemas básicos que nunca romperemos, como es el respeto a uno mismo y a los demás, la honestidad, la valentía…
Ahora bien, dentro de este avanzar vital, todos podemos llegar a hacer pequeños cambios en nuestra personalidad e incluso en nuestra escala de valores de acuerdo a las experiencias vividas. Y todo será sin duda para bien porque forma parte del proceso de aprendizaje y de crecimiento.
No le tengas miedo a los cambios, son anclas que rompemos para avanzar con un poco más de sabiduría de acuerdo a los actos vividos.
El amor que nos trasciende
El amor que sentimos por los nuestros, por nuestra familia, por nuestra pareja o nuestros hijos, son también puntos fijos en nuestra esencia vital.
Ahora bien, el amor no es una entidad estable en el tiempo. También el amor se trasforma y se adapta. Un ejemplo de ello es nuestra propia relación de pareja.
Los dos miembros deberán ir adaptando a los cambios vitales que van surgiendo a lo largo del tiempo: los cambios de trabajo, la llegada de los hijos, el equilibrar el crecimiento individual con el crecimiento de la propia pareja.
Todo ello son momentos que van a exigir nuestra dedicación, nuestra sabiduría y la capacidad de ir avanzando siendo dos personas en una misma unidad existencial. Compartimos esas mismas raíces nutridas por el amor, pero alzamos nuestras ramas personales para seguir creciendo personalmente.

Claves para asumir los cambios con sabiduría

– Tú eres la prioridad, el protagonista de tu vida y eres importante dentro de tu mundo. No te aferres a los miedos o a la indecisión porque a largo plazo, llegará la frustración, el lamento por una vida no vivida.
– Nunca dejes de cuidar a ese “niño interior“. Debes ilusionarte por ti y por la vida, ser espontáneo dentro de toda la sabiduría que has adquirido. Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete.
No te ancles a los errores del pasado ni te alimentes de nostalgias, la vida no espera a quien se detiene en sus propias oscuridades. La vida busca luz y su propia libertad, permítete crecer con ella, con optimismo, con ilusión y sencillez.

 http://rincondeltibet.com/blog/p-en-la-vida-todo-llega-todo-pasa-y-todo-cambia-1142

3 sept. 2016

¿Cómo el Azúcar Destruye Su Hígado y Cerebro?




Por el Dr. Mercola
En algún momento, el azúcar fue un manjar, un condimento difícil de conseguir. Si tenía suerte, es posible que lo hubiera agregado a su café o té.
Sin embargo, según el Dr. Robert Lustig, Profesor de endocrinología pediátrica en la Universidad de California, en San Francisco (USCF, por sus siglas en inglés), el azúcar era " hasta mediados del siglo XVIII y XIX, todavía extraordinariamente costosa".
Ese gasto podría haber sido una bendición disfrazada, ya que hacía prácticamente imposible que la mayoría de las personas la consumieran en exceso; y ahí radica el problema. Cuando el azúcar es consumida en exceso, actúa como una toxina (veneno) hepática crónica y dependiente de dosis, declaró el Dr. Lustig.
De hecho, después del crecimiento de la industria azucarera en los Estados Unidos, aumentó el consumo de azúcar per cápita, lo que provocó una mayor incidencia de enfermedades metabólicas crónicas.
Actualmente, consumimos alrededor de 20 veces más azúcar que nuestros antepasados, y tenemos muy poco control en la cantidad, ya que lo que una vez fue un condimento ahora se convirtió en un elemento básico en la alimentación.

¿Por Qué el Azúcar es Malo Para Su Hígado?

El principal problema con el azúcar, y en particular con la fructosa procesada, es el hecho de que su hígado tiene una capacidad muy limitada para metabolizarlas. El Dr. Lustig explica por qué el azúcar es tan dañino para el hígado y cómo podría ocasionar diabetes.
De acuerdo con el Dr. Lustig, parte del problema es que puede metabolizarla de forma segura, solo alrededor de seis cucharaditas de azúcar por día.
Sin embargo, el habitante promedio de los Estados Unidos consume 20 cucharaditas de azúcar añadida al día.1 Todo el exceso de azúcar se metaboliza en grasa corporal, y ocasiona muchas enfermedades metabólicas crónicas, incluyendo, entre otras a:
  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedad cardiovascular
  • Hipertensión (presión arterial alta)
  • demencia
  • Cáncer
De acuerdo con SugarScience.org, un producto del Dr. Robert Lustig y sus colegas, quienes han analizado más de 8 000 estudios independientes sobre el azúcar y su papel en las enfermedades cardiacas, diabetes tipo 2, enfermedades hepáticas y más:2,3
"Con el tiempo, el consumo de grandes cantidades de azúcar añadido puede estresar y dañar los órganos vitales, incluyendo el páncreas y el hígado. Cuando el páncreas--el cual produce insulina para procesar los azúcares—sobrepasa los límites de su funcionamiento, puede fallar al regular adecuadamente el azúcar en la sangre.
Además, las altas dosis de fructosa del azúcar pueden estresar al hígado, el cual metaboliza la fructosa. En el proceso, el hígado convierte el exceso de fructosa en grasa, la cual se almacena en el hígado y también es liberada en el torrente sanguíneo.
Este proceso contribuye a los elementos fundamentales del síndrome metabólico [MetS, por sus siglas en inglés], incluyendo elevados niveles de grasa o triglicéridos en la sangre, colesterol alto, presión arterial alta y un exceso de grasa corporal en la forma de un vientre voluminoso".

Los Niveles Limítrofes de Azúcar en la Sangre Están Relacionados Con el Daño Renal

Su cuerpo está diseñado para consumir solo una cucharadita de azúcar en la sangre, todo el tiempo—Si es así. Si su nivel de azúcar en la sangre se elevara a una cucharada de azúcar correría el riesgo de entrar en un coma hiperglucémico e incluso morir.
Su cuerpo trabaja muy duro para evitar que esto suceda al producir insulina para mantener su nivel de azúcar en la sangre en un nivel adecuado. Cualquier comida o snack alto en carbohidratos de granos y azúcar usualmente genera que se eleve rápidamente la glucosa en sangre.
Para compensar esto, el páncreas secreta insulina en el torrente sanguíneo, lo que disminuye el nivel de azúcar en la sangre para evitar su muerte. No obstante, la insulina también es muy eficiente al reducir el azúcar en la sangre y convertirla en grasa--por lo que entre mayor cantidad segregue, más aumentará de peso.
Si consume una alimentación con un contenido consistentemente alto en azúcar y granos, sus niveles de glucosa en la sangre serán correspondientemente altos y con el tiempo su cuerpo será "insensible" a la insulina y requerirá cada vez más cantidad de esta para realizar sus funciones.
Eventualmente, se volverá resistente a la insulina, y luego será completamente diabético. Pero como un reciente estudio demostró, los efectos en la salud de este elevado ciclo de azúcar en la sangre/insulina comienzan a ocurrir incluso antes de tener resistencia a la insulina.
El estudio descubrió que las personas que presentaban niveles de azúcar en la sangre ligeramente elevados, tenían un mayor riesgo de enfermedad renal, como lo demuestran los dos problemas a menudo asociados con la enfermedad--filtración anormal de sangre (hiperfiltración) y más proteína de albúmina en su urina.4,5
Aquellos que tenían niveles ligeramente anormales de azúcar en la sangre, fueron 95 % más propensos a tener hiperfiltración, lo que podría contribuir al daño renal en la diabetes.
También eran 83 % más propensos a tener niveles elevados de albúmina en la orina, que es un marcador de daño renal temprano.6,7 Asimismo, la investigación previa ha descubierto que las personas con niveles de azúcar en la sangre ligeramente elevados (que no tienen diabetes o prediabetes) tuvieron un menor puntaje en las pruebas de memoria.8

La Diabetes Tipo 2 Aumenta el Riesgo de Demencia

Aunque la insulina es usualmente asociada con su papel de mantener sus niveles de azúcar en la sangre en un rango saludable, también desempeña un papel en la señalización cerebral.
En un estudio en animales, cuando los investigadores alteraron la correcta señalización de la insulina cerebral, fueron capaces de inducir muchos de los cambios cerebrales característicos observados con la enfermedad de Alzheimer(desorientación, confusión, incapacidad para aprender y recordar).9
Cada vez es más claro que el mismo proceso patológico que produce la resistencia a la insulina y la leptina, así como la diabetes tipo 2, también podría ocurrir en su cerebro.
A medida que consume un exceso de azúcar y granos, su cerebro es abrumado por unos niveles consistentemente elevados de insulina, y eventualmente de leptina e insulina, que alteran profundamente la señalización, y que producen una deficiencia en la capacidad para pensar y de la memoria.
Con el tiempo, esto puede causar daño cerebral permanente, entre otros problemas de salud. Así que no es algo sorprendente que un nuevo estudio publicado en Diabetes Care haya descubierto que la diabetes tipo 2 este asociada con un riesgo 60 % mayor de demencia en hombres y mujeres.10
Un estudio anterior--publicado en la revista New England Journal of Medicine, en el 2013--demostró que el hecho de que aumenten ligeramente los niveles de azúcar en la sangre—en un nivel entre 105 y 110--también está relacionado con un mayor riesgo de demencia.11
El neurólogo Dr. David Perlmutter, autor de los libros "Grain Brain" y "Brain Maker", ha llegado a la conclusión de que la enfermedad de Alzheimer se basa principalmente en el estilo de vida y, en pocas palabras, cualquier cosa que finalmente estimule la resistencia a la insulina, también aumenta su riesgo de Alzheimer.
También cree que un nivel de azúcar en la sangre de 92 o más alto, es demasiado alto y el nivel ideal de azúcar en la sangre en ayunas es alrededor de 70 a 85, y 95 como máximo.

Hambre Hedonista: Los Alimentos Chatarra Engañan al Cerebro al Crear una Adicción Alimenticia

El "hambre hedonista" es un término relativamente nuevo. En este se describe como el antojo de comida, incluso cuando el cuerpo no lo necesita biológicamente.
Se cree que este fenómeno contribuye a que aumenten las tasas de obesidad en los Estados Unidos, y casi siempre implica el antojo de alimentos muy apetecibles, como aquellos con un alto contenido de azúcar y grasas no saludables.
Estos alimentos ricos en calorías habrían ofrecido una ventaja de supervivencia durante la mayor parte de la historia, cuando la comida no siempre era fácil de conseguir. Para muchos de nosotros, este ya no es el caso, pero su cuerpo aún podría estar programado para responder y tener una sobrecarga cuando prueba alimentos muy dulces.
Además, cuanto más cantidad de comida chatarra coma, su cuerpo se acostumbrará más a ella y requerirá más para darle las mismas sensaciones placenteras, al igual que una adicción a las drogas. Con el tiempo, es posible que consuma comida chatarra con el fin de mantener una sensación de bienestar. Scientific American informó:12
"La investigación ha demostrado que el cerebro comienza a responder a los alimentos grasos y azucarados, incluso antes de entrar en nuestra boca. El mero hecho de ver un elemento deseable excita el circuito de recompensa.
Tan pronto como un alimento toca la lengua, las papilas gustativas envían señales a varias regiones cerebrales, que a su vez responden al esparcir la dopamina neuroquímica. El resultado es una intensa sensación de placer.
A menudo, consumir un exceso de alimentos muy apetecibles satura el cerebro con tanta dopamina que con el tiempo se adapta desensibilizándolo, al reducir el número de receptores celulares que reconocen y responden a la neuroquímica.
En consecuencia, el cerebro de los comedores exige mucho más azúcar y grasa para alcanzar el mismo umbral de placer, que una vez experimentaron con pequeñas cantidades de alimentos. De hecho, estas personas pueden continuar comiendo en exceso como una forma de recuperar o incluso mantener una sensación de bienestar".

Como Reestructurar su Entorno Alimenticio Para Eliminar los Antojos de Comida Chatarra

Para las personas adictas a la comida chatarra, utilizar simplemente la fuerza de voluntad podría no ser suficiente para romper el ciclo de adicción.
Algunos expertos, como Michael Lowe, un Psicólogo clínico en la Universidad de Drexel (que también acuñó el término "hambre hedonista"), sugiere reestructurar su entorno alimenticio personal como una forma de tratamiento.
Esto significa no llevar comida chatarra a su hogar e incluso, si es necesario, evitar lugares que la venden. La buena noticia es que entre menos azúcar consuma, más rápido eliminará sus antojos.
Aunque en un principio fue atacado por la ansiedad e irritabilidad, aproximadamente después de una semana, los antojos se desvanecieron. Estaba asombrado cuando finalmente se despertó una mañana y no tenía ningún deseo de comer algo dulce.
Lo que es más, sus medidas de salud, incluyendo el peso y el azúcar en la sangre, mejoraron, al igual que sus niveles de energía y estado físico.

¿Es Adicto al Azúcar?... Enseguida, Cómo Liberarse

Para tener una salud óptima, un elemento fundamental es eliminar el exceso de azúcar en su alimentación. Si actualmente consume azúcar, hay una buena probabilidad de que combata una adicción de azúcar.
Así que recomiendo probar una técnica de psicología energética llamada Turbo Tapping, que ha ayudado a muchos "adictos a sodas" a abandonar sus hábitos dulces, y debería funcionar para cualquier tipo de antojo dulce que es posible que tenga.
Con el fin de reducir al mínimo el consumo de azúcar necesita evitar la mayoría de los alimentos procesados, ya que los azúcares añadidos se esconden en un 74 % de los alimentos procesados, y tienen más de 60 diferentes nombres.13
Si es resistente a la insulina/leptina, tiene diabetes, presión arterial alta , enfermedades cardiacas, o sobrepeso, sería prudente limitar su consumo total de fructosa/azúcar a 15 gramos por día, hasta que su resistencia a la insulina/leptina se haya solucionado.
Para todas las demás personas, recomiendo limitar su consumo diario de fructosa a 25 gramos o menos. Vea mi Plan de Nutricióngratuito para tener una orientación paso a paso y hacer un cambio positivo en su alimentación.
Simplemente no se puede lograr una salud óptima en una alimentación a base de comida procesada ​​y azúcar. Algunos otros trucos para tratar de eliminar los antojos de azúcar:
Hacer ejercicio: Cualquier persona que haga ejercicio intensamente de forma regular sabrá que las cantidades significativas de ejercicio cardiovascular son una de las mejores "curas" para los antojos de alimentos.
Siempre me sorprende como disminuye drásticamente mi apetito--especialmente en relación a los dulces--después de un buen entrenamiento.
Creo que el mecanismo está relacionado con una cantidad drásticamente menor en los niveles de insulina que se producen después de hacer ejercicio. Además, si consume azúcares o frutos alrededor del lapso de tiempo en el que hace ejercicio, sus niveles de azúcar aumentarán a medida que no se metaboliza por el combustible.
Café negro y orgánico: El café es un poderoso opioide antagonista y receptor, y contiene compuestos tales como cafestrol—que se encuentra en cantidades abundantes tanto en el café con cafeína como el descafeinado—el cual puede unirse a sus receptores opioides, ocuparlos y esencialmente bloquear su adicción a otro alimento liberador de opiode.14,15
Esto podría reducir profundamente el poder adictivo de otras sustancias, como el azúcar.
Sabor ácidoal igual que los vegetales fermentados, también ayuda a reducir el antojo de dulces. Esto es doblemente beneficioso, ya que además los vegetales fermentados fomentan la salud intestinal. Asimismo, puede probar añadir limón o jugo de limón al agua.

30 ago. 2016

Leonardo BOFF: Dilma El golpe no es sólo contra la gobernanta, sino contra la democracia de carácter participativo y social.


En que se narra la condena de una gobernanta digna e inocente por una banda de corruptos de la mente y de las finanzas

Había una vez una nación grande por su extensión y por su pueblo alegre y, sin embargo, injustamente tratado. Mayoritariamente sufría la miseria en las grandes periferias de las ciudades y en el interior profundo. Durante siglos había sido gobernado por la pequeña élite del dinero que nunca se interesó por el destino del pueblo pobre. Al decir de un historiador mulato, el pueblo fue socialmente «capado y recapado, sangrado y resangrado».
Pero lentamente esos pobres se fueron organizando en movimientos de todo tipo, acumulando poder social y alimentando un sueño de otro Brasil. Consiguieron transformar el poder social en poder político. Ayudaron a fundar el Partido de los Trabajadores. Uno de sus miembros, superviviente de la gran tribulación y tornero mecánico, llegó a ser presidente. A pesar de las presiones y concesiones que sufrió por parte de los adinerados nacionales y transnacionales, consiguió abrir una brecha significativa en el sistema de dominación que le permitió hacer políticas sociales humanizadoras. Una parte de la población equivalente a Argentina entera salió de la miseria y del hambre. Miles de personas consiguieron su casita, con luz y energía. Negros y pobres tuvieron acceso, imposible antes, a la enseñanza técnica y superior. Pero sobre todo, sintieron recuperada su dignidad, siempre negada. Se vieron parte de la sociedad. Hasta podían comprar a plazos un utilitario o ir en avión a ver a sus parientes distantes. Esto irritó a la clase media, pues veía sus espacios ocupados. De ahí nació discriminación y odio contra ellos.
Y sucedió que el año 13 del gobierno Lula-Dilma Brasil ganó respetabilidad mundial. Pero la crisis de la economía y de las finanzas, por ser sistémica, nos alcanzó, provocando dificultades económicas y desempleo que obligó al gobierno a tomar fuertes medidas. La corrupción endémica en el país se densificó en Petrobras, implicando a altos estratos del PT, pero también de los principales partidos políticos. Un juez parcial, con rasgos de justiciero, enfocó prácticamente solo al PT. Especialmente los medios de comunicación conservadores consiguieron crear el estereotipo del PT como sinónimo de corrupción. Lo cual no es verdad, pues confunde la pequeña parcela con el todo correcto. Pero la corrupción condenable sirvió de pretexto a las élites adineradas, sus aliados históricos, para tramar un golpe parlamentario, ya que mediante las elecciones jamás triunfarían. Temiendo que ese curso vuelto hacia los más pobres se consolidase, decidieron liquidarlo. El método usado antes con Vargas y Jango, fue retomado ahora con el mismo pretexto «de combatir la corrupción», en realidad para ocultar su propia corrupción. Los golpistas usaron el Parlamento el 60% del cual está bajo acusación de delitos e irrespetaron a los 54 millones de votantes que eligieron a Dilma Rousseff.
Es importante dejar claro que detrás de este golpe parlamentario se anidan los intereses mezquinos y antisociales de los dueños del poder, mancomunados con la prensa que deforma los hechos y se hizo siempre socia de todos los golpes, juntamente con los partidos conservadores, con parte del Ministerio Público y de la Policía Militar (que sustituye a los tanques) y una parcela de la Corte Suprema que, indignamente, no guarda imparcialidad. El golpe no es sólo contra la gobernanta, sino contra la democracia de carácter participativo y social. Se trata de volver al neoliberalismo más descarado, atribuyendo casi todo al mercado que es siempre competitivo y nada cooperativo (por eso es conflictivo y anti-social). Para eso decidió demoler las políticas sociales, privatizar la sanidad, la educación y el petróleo y atacar las conquistas sociales de los trabajadores.
Contra la Presidenta no se identificó ningún crimen. De errores administrativos tolerables, hechos también por los gobiernos anteriores, se derivó la irresponsabilidad gubernamental contra la cual se aplicó un impeachment. Por un pequeño accidente de bicicleta, se condena a la Presidenta a muerte, castigo totalmente desproporcionado. De los 81 senadores que van a juzgarla más de 40 están imputados o investigados por otros delitos. La obligan a sentarse en al banco de los reos, donde deberían estar los que la condenan. Entre ellos se encuentran 5 ex-ministros.
La corrupción no es sólo monetaria. La peor es la corrupción de las mentes y los corazones, llenos de odio. Los senadores pro impeachment tienen la mente corrompida, pues saben que están condenando a una inocente. Pero la ceguera y los intereses corporativos prevalecen sobre los intereses de todo un pueblo.
Aquí es apropiada la dura sentencia del Apóstol Pablo: ellos aprisionan la verdad con la injusticia. Es lo que atrae la ira de Dios (Romanos 1,18). Los golpistas llevarán en la cabeza durante toda su vida la señal de Caín que asesinó a su hermano Abel. Ellos asesinaron la democracia. Su memoria será maldita por el crimen que cometieron. Y la ira divina pesará sobre ellos.          

28 ago. 2016

Happy





HAPPY

 Happy es un viaje a través de los 5 continentes en búsqueda de las claves de la felicidad; sobre cómo encontrar un equilibrio entre la búsqueda del dinero, el éxito y el status social, junto con nuestras necesidades de contar con relaciones constructivas, salud y plenitud personal.
A través de relatos de vida de personas felices y los fundamentos de la Psicología Positiva (corriente científica que investiga el bienestar), “Happy” intenta mostrar cómo podemos lograr una vida más plena, sana y feliz.

Documental Comprar tirar comprar

26 ago. 2016

Leonardo BOFF: Como hacer frente al fundamentalismo



Actualmente se produce en todo el mundo un aumento creciente del conservadurismo y de fenómenos fundamentalistas que se manifiestan por la homofobia, xenofobia, antifeminismo, racismo y todo tipo de discriminaciones.
El fundamentalista está convencido de que su verdad es la única y todo lo demás son desviaciones o  está fuera de la verdad. Esto es recurrente en los programas televisivos de las distintas iglesias pentecostales, incluyendo a sectores de la Iglesia Católica, pero también en el pensamiento único de sectores políticos. Piensan que sólo la verdad, la de ellos tiene derecho. El error hay que combatirlo. Este es el origen de los conflictos religiosos y  políticos. El fascismo empieza con este modo cerrado de ver las cosas.
¿Cómo vamos a hace frente a ese tipo de radicalismo? Hay muchas formas y creo que una de ellas consiste en rescatar el concepto bueno de relativismo, palabra que muchos no quieren oír. Pero en él hay mucha verdad.
Debe ser pensado en dos direcciones: En primer lugar, lo relativo quiere expresar el hecho de que todos estamos de alguna forma relacionados. En la  perspectiva de la física cuántica, la encíclica del Papa Francisco insiste sobre cómo cuidar de la Casa Común: «todo está íntimamente relacionado; todas las criaturas existen y dependen unas de otras» (n.137; 86). Por esta interrelación todos somos portadores de la misma humanidad. Somos una especie entre tantas, una familia.
En segundo lugar es importante comprender que cada uno es diferente y tiene valor por sí mismo, pero está siempre en relación con otros y sus modos de ser. De aquí que sea importante relativizar todos los modos de ser; ninguno de ellos es absoluto hasta el punto de invalidar los demás. Se impone también una actitud de respeto y de acogida de la diferencia porque, por el simple hecho de estar ahí, goza del derecho de existir y de coexistir
Es decir, nuestro modo de ser, de habitar el mundo, de pensar, de valorar y de comer no es absoluto. Hay otras mil formas diferentes de ser humanos, desde la forma de los esquimales siberianos, pasando por los yanomamis de Brasil, hasta llegar a los habitantes de las comunidades de la periferia y a los de las sofisticadas Alphavilles, donde viven las élites opulentas y temerosas. Lo mismo vale para las diferencias de cultura, de lengua, de religión, de ética y de ocio. 
Debemos ampliar la comprensión de lo humano mucho más allá de nuestra concreción. Vivimos en la fase de la geosociedad, sociedad mundial, una, múltiple y diferente.
Todas estas manifestaciones humanas son portadoras de valor y de verdad. Pero son un valor y una verdad relativos, es decir, relacionados unos con los otros, interrelacionados, ya que ninguno de ellos, tomado en sí mismo, es absoluto.
¿Entonces no hay verdad absoluta? ¿Vale el “everything goes” de algunos posmodernos? ¿Vale todo? No vale todo. Todo vale en la medida en que mantiene relación con los otros, respetándolos en su diferencia y no perjudicándolos.
Cada uno es portador de verdad pero nadie puede tener el monopolio de ella, ni una religión, ni una filosofía, ni un partido político, ni una ciencia. Todos, de alguna forma, participan de la verdad, pero pueden crecer hacia una comprensión más plena de la verdad, en la medida en que se relacionan.
Bien decía el poeta español Antonio Machado: «No tu verdad. La verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela». Si la buscamos juntos, en el diálogo y en la relacionalidad recíproca, entonces va desapareciendo mi verdad para dar lugar a nuestra Verdad, comulgada por todos.
La ilusión de Occidente, de Estados Unidos y de Europa, es imaginar que la única ventana que da acceso a la verdad, a la religión verdadera, a la auténtica cultura y al saber crítico es su modo de ver y de vivir. Las demás ventanas solo muestran paisajes deformados.  
Pensando así se condenan a un fundamentalismo visceral que los hizo, en otro tiempo, organizar masacres al imponer su religión en América Latina y en África, y hoy haciendo guerras con gran mortandad de civiles para imponer la democracia en Iraq, Afganistán, Siria y en todo el Norte de África. Aquí se da también el fundamentalismo de tipo occidental.
Debemos hacer el buen uso del relativismo, inspirados, por ejemplo, en las artes culinarias. Hay una sola culinaria, la que prepara los alimentos humanos, pero se concreta en muchas formas y en las distintas cocinas: la minera, la nordestina, la japonesa, la china, la mejicana y otras.  
Nadie puede decir que sólo una es la verdadera y sabrosa, por ejemplo, la minera o la francesa, y que las otras no lo son. Todas son sabrosas a su manera y todas muestran la extraordinaria versatilidad del arte culinario.
¿Por qué con la verdad debería ser diferente? La base del fundamentalismo es esa arrogancia de que su modo de ser, su idea, su religión y su forma de gobierno es la mejor y la única válida en el mundo.
Leonardo BOFF

25 ago. 2016

CÓMO DETENER EL HÁBITO MENTAL DE CRITICAR




La mente crítica vive buscando faltas en los demás en vez de encontrar las cualidades que tienen.Trabajar en detener este hábito ayuda a mejorar la calidad de nuestras relaciones e incluso alivia la relación que tenemos con nosotros mismos.

Si pasamos todos los días pensando que la gente que conocemos es negativa, viviremos con la sensación de estar en el lugar incorrecto y habitar el presente será complicado. Además, las relaciones que entablemos con los demás tendrán un fundamento frágil y débil, basado en juicios falsos. En cambio,atesorar las cualidades y mantenernos conectados con la bondad del mundo, nos entrena a agradecer e identificar todo lo bueno que ocurre a nuestro alrededor.

Desde el primer momento en que practicamos este cambio de perspectiva con consciencia, ya podremos ver los primeros cambios en nuestra vida. Sentenciar al otro nos pone en una posición superior que no es real, sino que parte del ego, y que fomenta una idea de control sobre las cosas que termina por chocar con la realidad; además de volverse una presión al momento de disfrutar lo que la vida nos da. En cambio, si podemos ignorar los juicios y simplemente agradecer la presencia del otro, crearemos vínculos fuertes y positivos que serán suficientes para sentirnos cómodos.

La relación que tenemos con nosotros mismos también cambiará al momento de detener el hábito mental de criticar. La mentalidad negativa que ve al mundo como algo insuficiente e inadecuado tiene su fundamento en la mente crítica que pretende ser un juez con los otros y con uno mismo. Así como criticamos a los demás, podemos llegar a ser realmente severos con lo que hacemos nosotros.¡Mejor reconoce todo lo que sí haces bien, al igual que los aciertos de los demás!

¿Cómo detener el hábito mental de criticar? Si bien es cierto que somos seres que observan y analizan lo que ocurre a su alrededor para poder comprenderlo, y que esto es parte del papel del juez, es importante adquirir una actitud neutra al observar. La mente que condena, sentencia y califica lo que mira es la que debe parar. Por ejemplo, en una situación cualquiera es importante reconocer todas las partes que participan en ella para entenderla sin realizar un juicio. Sólo observa, pero no califiques.Imagínate que para poder juzgar algo deberíamos conocer todos sus motivos. Necesitaríamos ser omnipresentes y eso no es posible. Por eso, reconoce lo que ocurre a tu alrededor, pero no alimentes tu perspectiva con juicios personales y negativos.

La mente interpretativa es opcional. La forma en que reaccionamos a lo que nos acercamos depende de nuestra voluntad. Así que la próxima vez que estés emitiendo juicios y calificando a los demás es mejor que consideres las virtudes por encima de los defectos, y todavía mejor, que puedas dejar de lado todas las premisas que tengas sobre lo que ocurre y mires a tu alrededor como si todo fuera algo nuevo. Es decir, sí hay que identificar lo que ocurre a nuestro alrededor, pero no debemos depositar en esta observación una serie de juicios de nuestra mente. Sensibilizarse al punto de vista de todas las personas sin emitir sentencias tiene beneficios para la gente a nuestro alrededor y para nuestro propio desarrollo espiritual.

En el siguiente video puedes escuchar a Venerable Damcho, quien se ordenó como monja en 1999, dedicando gran parte de su tiempo desde entonces a difundir el dharma en español, hablando sobre la importancia de detener el hábito mental de criticar.

Páginas vistas en total

Archivo del blog