25 ago. 2016

CÓMO DETENER EL HÁBITO MENTAL DE CRITICAR




La mente crítica vive buscando faltas en los demás en vez de encontrar las cualidades que tienen.Trabajar en detener este hábito ayuda a mejorar la calidad de nuestras relaciones e incluso alivia la relación que tenemos con nosotros mismos.

Si pasamos todos los días pensando que la gente que conocemos es negativa, viviremos con la sensación de estar en el lugar incorrecto y habitar el presente será complicado. Además, las relaciones que entablemos con los demás tendrán un fundamento frágil y débil, basado en juicios falsos. En cambio,atesorar las cualidades y mantenernos conectados con la bondad del mundo, nos entrena a agradecer e identificar todo lo bueno que ocurre a nuestro alrededor.

Desde el primer momento en que practicamos este cambio de perspectiva con consciencia, ya podremos ver los primeros cambios en nuestra vida. Sentenciar al otro nos pone en una posición superior que no es real, sino que parte del ego, y que fomenta una idea de control sobre las cosas que termina por chocar con la realidad; además de volverse una presión al momento de disfrutar lo que la vida nos da. En cambio, si podemos ignorar los juicios y simplemente agradecer la presencia del otro, crearemos vínculos fuertes y positivos que serán suficientes para sentirnos cómodos.

La relación que tenemos con nosotros mismos también cambiará al momento de detener el hábito mental de criticar. La mentalidad negativa que ve al mundo como algo insuficiente e inadecuado tiene su fundamento en la mente crítica que pretende ser un juez con los otros y con uno mismo. Así como criticamos a los demás, podemos llegar a ser realmente severos con lo que hacemos nosotros.¡Mejor reconoce todo lo que sí haces bien, al igual que los aciertos de los demás!

¿Cómo detener el hábito mental de criticar? Si bien es cierto que somos seres que observan y analizan lo que ocurre a su alrededor para poder comprenderlo, y que esto es parte del papel del juez, es importante adquirir una actitud neutra al observar. La mente que condena, sentencia y califica lo que mira es la que debe parar. Por ejemplo, en una situación cualquiera es importante reconocer todas las partes que participan en ella para entenderla sin realizar un juicio. Sólo observa, pero no califiques.Imagínate que para poder juzgar algo deberíamos conocer todos sus motivos. Necesitaríamos ser omnipresentes y eso no es posible. Por eso, reconoce lo que ocurre a tu alrededor, pero no alimentes tu perspectiva con juicios personales y negativos.

La mente interpretativa es opcional. La forma en que reaccionamos a lo que nos acercamos depende de nuestra voluntad. Así que la próxima vez que estés emitiendo juicios y calificando a los demás es mejor que consideres las virtudes por encima de los defectos, y todavía mejor, que puedas dejar de lado todas las premisas que tengas sobre lo que ocurre y mires a tu alrededor como si todo fuera algo nuevo. Es decir, sí hay que identificar lo que ocurre a nuestro alrededor, pero no debemos depositar en esta observación una serie de juicios de nuestra mente. Sensibilizarse al punto de vista de todas las personas sin emitir sentencias tiene beneficios para la gente a nuestro alrededor y para nuestro propio desarrollo espiritual.

En el siguiente video puedes escuchar a Venerable Damcho, quien se ordenó como monja en 1999, dedicando gran parte de su tiempo desde entonces a difundir el dharma en español, hablando sobre la importancia de detener el hábito mental de criticar.

Páginas vistas en total

Archivo del blog