5 feb. 2012

Celulares o Móviles? Dios nos ayude


View more presentations or Upload your own.
La Dra. Devra Davis, encabeza una campaña contra los efectos nocivos de la radiación por Microondas artificiales de radiofrecuencia y, sobre todo los de los campos cercanos a los teléfonos celulares y ha escrito recientemente un libro sobre el tema llamado "Desconectar"

Nuevos estudios independientes ofrecen pruebas impresionantes que confirman los resultados de la Comisión Europea - Las señales digitales de los celulares afectan el ADN, dañan la función cerebral y bajan el conteo de esperma."Estamos profundamente preocupados sobre lo que podría significar para la sanidad pública", comentó el profesor Seyhan.

Posibles efectos a corto plazo
Muchos estudios se ha dirigido a investigar la interacción existente entre la energía radioeléctrica y el cuerpo humano que recalienta los tejidos. En el caso de las frecuencias utilizadas por los móviles, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales sin causar estragos al cerebro y otros órganos del cuerpo. (junio-20011

La influencia de la exposición a campos de radiofrecuencia en la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardiaco y la presión arterial, ha sido otra de las investigaciones realizadas para observar los efectos del uso del móvil en las personas. Al igual que el anterior estudio no se ha demostrado que dicho uso tenga efectos perjudiciales para la salud.

Tampoco se ha demostrado que exista una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos y ciertos síntomas notificados en ciertos pacientes como puede ser la “hipersensibilidad electromagnética”.
Posibles efectos a largo plazo
Las investigaciones epidemiológicas, como por ejemplo la realizada por la epidemióloga Devra Davis, han ido dirigidas a encontrar una relación entre la exposición a radiofrecuencias y la aparición de tumores cerebrales, sobretodo en personas con edades comprendidas entre 20 y 29 años. Dichos estudios no han podido demostrar mucho, ya que numerosos tipos de cáncer no son detectables hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor. Por ello, los estudios epidemiológicos sólo pueden analizar los tipos de cáncer que se manifiestan en periodos breves. Aún así, los estudios realizados con animales, como el realizado por Henri lai, catedrático de investigación del departamento de bioingeniería de la Universidad de Washington, en un estudio de radiación sobre ratas, observó ADN cerebral dañado. Además, las ratas padecían pérdida de memoria al ser expuestas a valores de entre 0,0006 y 0,06 vatios por kilo, a pesar de que la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos permita un máximo de 1,6 vatios por kilo.

Existe otro estudio de gran envergadura que intenta investigar la relación entre el uso del teléfono móvil con el cáncer de cabeza y cuello en adultos. Este estudio se desarrolló por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), estudio conocido por el nombre de INTERPHONE con el fin de demostrar la relación del uso del móvil durante un periodo de 10 años con la aparición de glioma ( tumor que crece en el propio tejido nervioso del cerebro) meningioma (tumor cerebral usualmente benigno, y es el tumor primario más común en el sistema nervioso central) . Este estudio es uno de los más importantes realizados hasta la fecha, pero el análisis de los datos no reveló información veraz para acomodar los resultados con la hipótesis inicial. Los investigadores señalan que existen numerosos sesgos y errores que limitan la solidez de las conclusiones. Aún así, los resultados de los datos colocan a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígeno para los seres humanos (grupo 2B).

Aunque los datos obtenidos por INTREPHONE no proporcionan datos evidentes que indiquen un aumento de sufrir tumores cerebrales por el uso del móvil, su creciente uso y la falta de estudios que analicen datos recogidos en periodos superiores a 15 años, hace que sea imprescindible el desarrollo de investigaciones futuras que analicen la relación entre el uso del aparato con la probabilidad de contraer cáncer cerebral.

La creciente popularidad de los móviles entre los jóvenes hace más preocupante el tema, ya que se dará una exposición mucho más prolongada a lo largo de la vida. Por ello, la OMS ha puesto el acento en que se ahonden las investigaciones en este sector de población. En la actualidad existen numerosas investigaciones que estudian los efectos perniciosos en niños y adolescentes. Devra Davis asegura que los niños son más vulnerables a las ondas de radiofrecuencia, puesto que las ondas penetran más en su cerebro debido a sus cráneos más finos y mayor cantidad de líquido de absorción.

La inquietud que produce la exposición a campos electromagnéticos entre la población y los diferentes gobiernos, hizo que en 1996 la OMS instituyera el Proyecto Internacional de Campos Electromagnéticos (CEM) para evaluar los datos científicos existentes sobre los efectos de dichos campos en la salud. En el año 2012, la OMS realizará una evaluación formal de todos los riesgos a partir de los resultados obtenidos tras 16 años de recopilación y análisis de datos empíricos.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog