3 nov. 2012

OSHO: Ya somos perfectos y no lo sabiamos



Voy caminando por un camino solitario. Disfruto del aire, del sol, de los pajaros y del placer de que mis pies me lleven por donde ellos quieran. A un lado del camino encuentro a un escalvo durmiendo. Me acerco y descubro que esta soñando. Por sus palabras y sus gestos adivino... ¡Sé lo que sueña!: ¡¡el esclavo esta soñando que es libre!!. La expresion de su cara refleja paz y serenidad. Me pregunto... ¿debo despertarlo y mostrarle que solo es un sueño y que sepa que sigue siendo un esclavo? ¿O debo dejarlo dormir todo el tiempo que pueda, disfrutando aunque sea en sueños de su realidad fantaseada?"

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog