26 mar. 2015

CONFUCIO “Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo


Esta frase es simplemente perfecta. Lo que está expresando aquí es que tenemos que experimentar algo por nosotros mismos para entenderlo realmente. Si estamos escuchando algo, podría ser interesante. Si vemos algo, podría ser hermoso. Pero si tenemos hacerlo nosotros mismos – haciéndolo activamente – podemos realmente saber cómo es.
Imagina algo agradable como ganar una medalla de oro o una imagen algo aterradora como la pérdida de un ser querido. ¿Se puede saber esto solo con oírlo o verlo? ¿O tienes que hacerlo y experimentarlo por ti mismo para conocerlo realmente?
Junto con esta idea viene la otra de que no se puede entender a alguien o a sus acciones solo oídas o vistas desde el exterior. Tienes que sentir compasión empática para que sepas realmente lo que es. Saber y no hacer es realmente no saber. Sólo mediante la aplicación de nuestros conocimientos podemos validar nuestra armonía con la realidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Para conocer a una persona tienes que sentirla dentro, tocarla y amarla. Ver,oír,sentir y amar.

Anónimo dijo...

Hermosa reflexión! Utilizada en la facultad de Derechos, Cba. Por una profesora al comienzo de la clase.

leozorba dijo...

sin embargo hay cosas que se saben sin experimentar porque su recuerdo bulle en nuestro espíritu, en nuestra sangre sin haber visto u oído.

Páginas vistas en total

Archivo del blog