23 jul. 2016

Felicidad nacional bruta: otra forma de medir el bienestar


Buthan, ese pequeño país del sur de Asia con 800.000 habitantes, es el protagonista del monográfico de la revista The Ecologist.
Desde el pensamiento único occidental, este país cuestiona todo el statu quo del sistema: rechaza la medida de Producto Interior Bruto y prioriza la felicidad de sus habitantes, la televisión e internet llegaron en 1999, pone límites al turismo irresponsable e insostenible, el tiro al arco es el deporte nacional, la venta de cigarrillos está prohibida en todo territorio, las bolsas de plástico también, …
¿Tienen sentido estas “excentricidades”? ¿Es la Naturaleza y el bienestar de los ciudadanos más importante que los datos macroeconómicos?
La revista The Ecologist nº 66 se titula “Felicidad Nacional Bruta versus Producto Interior Bruto. Otra forma de medir el bienestar” y analiza todos estos temas mostrando otro tipo de economías posibles.
The Ecologist se vende por 4 euros en numerosos revisteros en España y online, y esta es la editorial y el índice del último número y 4 artículos en abierto:

Cómo medir el bienestar

En Buthan, hace un tiempo, se dieron cuenta de que medir el bienestar de la gente, de su pueblo, utilizando baremos occidentales era un completo error. Asi que, ni cortos ni perezosos, decidieron crear un nuevo baremo mucho mis apegado a la idiosincracia local. Y Dalí ya decia que la ünica mantra de Ilegar a ser universal… es ser ultralocal. Y es cierto. Por tanto, con un poco de tiempo, la idea que parecía una locura de un rey trasnochado ha revolucionado a media mundo.
Efectivamente, el Producto Interior Bruto puede ser eficaz para medir ciertas cosas, todas ellas materiales, pero no sirve para saber si el pueblo está sano, si su medio ambiente se conserva bien, si la gente está contenta, si los niños tienen esperanza de futuro, si las personas viven en armonía con el exterior y con su interior…
Nuestra Vida no se sustenta solo en bienes materiales, ni en datos bancarios. Incluye muchas más cosas, muchísimas más.Por eso en Buthan acertaron de pleno.
Y no es raro que esa idea surgiera en un lugar donde la espiritualidad es algo más que la imagen de un santo en una pared, donde el medio ambiente se mantlene purísimo, donde las familias se mantienen muy unidas y donde a las ancianos se les hace caso todavía.
Y a nosotros nos parece que esa idea, que se le ocurrio a un monarca que muy poco tiene que ver con lo que la mayoria de la gente piensa de las monarquías, especialmente en Occidente, donde Ios aristócratas sucumbieron a su propia decadencia, pues es una idea genial. Y muy de nuestro estilo. Por eso hemos querido rendirle homenaje.
Hay muchas formas de vivir, y todas ellas están en la Tierra (como mínimo) Y no hay unas que sean mejores que otras. ‘Y medirlo todo en base de conceptos materialistas… es cosificar al ser humano y a sus sociedades. Ya es hora de acabar con ese tipo de ideas.
Esto es la felicidad nacional bruta… pasen y lean..
  • buena gestión de los asuntos püblicos
  • desarrollo económico equilibrado
  • conservación del medio amblente
  • preservacidn y fomento de la cultura y lo local
EcoActivistas

Páginas vistas en total

Archivo del blog