29 ene. 2011

IMPORTANTE: Joseph Chilton Pearce, Sobre la Educación,



Los seres humanos están ahora mismo en grave peligro debido a cinco prácticas comunes que han dado lugar a la creciente violencia, los suicidios infantiles y el deterioro de las estructuras sociales y familiares:

■El parto no natural hospitalario interfiere con el proceso de unión natural entre el bebé y la madre, que a su vez impide la posibilidad de que todas las uniones futuras -con los padres, amigos, cónyuge, y la sociedad- sean sanas.

■Las guarderías y escuelas infantiles que alejan el niño aún más lejos de la madre, aumentando la incapacidad de unión y desarrollando un enfermizo sentimiento de alienación y aislamiento.

■La televisión que daña el cerebro, no sólo por su contenido, sino porque su efecto mecánico paraliza la capacidad del niño para aprender.

■Los intentos prematuros de Educación Formal que impiden el desarrollo de la imaginación - los niños sin ese desarrollo, tienden a la violencia y a menudo son ineducables.

■La mala comida, las hormonas de crecimiento sintéticas utilizadas en las carnes, productos lácteos, etc. que se acumulan en los niños y aceleran el desarrollo físico y sexual, mientras que la maduración psicológica e intelectual es radicalmente alterada.

Joseph Chilton Pearce.- Hay un libro muy bueno que cualquier persona que tiene un hijo, debería leerlo. Hablo en serio. Se llama “El Niño Mágico” (The Magical Child) de Joseph Chilton Pearce, este y los siguientes libros sobre este tema. Por ejemplo, “El Niño Mágico Madura” que explica el motivo por el que ningún niño de un centro social de acogida a niños sin padre va a llegar a algo fácilmente. No pueden, porque su cerebro no se forma adecuadamente.

Cómo se aplica este conocimiento emergente a los niños y su sano desarrollo?

La experiencia emocional de los niños, cómo se sienten a sí mismos y al mundo alrededor de ellos, tiene un tremendo impacto en su crecimiento y desarrollo. Es la base sobre la cual se basa todo el aprendizaje, la memoria, la salud y el bienestar futuro. Cuando esa estructura emocional no es estable y positiva para un niño, ningún otro proceso de desarrollo dentro de él funcionará plenamente. Su desarrollo posterior será solo compensatorio a las deficiencias.

Por lo tanto, lo primero y más importante que debe suceder, si deseamos un niño inteligente, exitoso y saludable, es que debe tener una experiencia emocional positiva. Hay cuarenta o cincuenta años de buena investigación en lugares como la Universidad de Harvard, la escuela de medicina de la Universidad de Arizona con gente como Schwartz y Russick, y HeartMath en California para apoyar esta declaración anterior. Todo comienza con niños que se sienten incondicionalmente queridos, aceptados y amados. Esta es la clave de toda la operación. Usted puede tener todo lo demás: un alto nivel de vida, el sistema escolar más caro, los mejores maestros del mundo, pero si los niños carecen de esa experiencia inicial de ser amados por lo menos por una persona, y si no se sienten seguros y tranquilos en su ambiente de aprendizaje, entonces nada positivo va a suceder. 

Creo que también le he oído decir que la televisión es el archi-enemigo de la imaginación. Exactamente ¿que es lo que está haciendo la televisión a nuestros hijos?

La televisión, literalmente, impide el crecimiento neuronal en el cerebro en desarrollo de los niños.

Cuando los niños pequeños la ven, anula la capacidad del cerebro para crear una imagen interna de algo o alguien, o de algún evento que no haya sido visto en el medio ambiente, la TV anula la esencia de lo que llamamos “imaginación”.

Los investigadores solían pensar que era sólo el contenido de la programación el que estaba afectando negativamente a los niños. Ahora tenemos pruebas de que la tecnología y el dispositivo son muy perjudiciales por sí mismos.

En otras palabras: el simple acto de ver la televisión tiene efectos profundamente negativos en la fisiología de los seres humanos.

¿Cómo es eso?
JCP: Es una larga historia, que recorre todo el camino de vuelta a principios de los años 1960, cuando se descubrió que la mente de los niños se volvía catatónica frente al televisor. Esto tiene que ver con la forma en que el cerebro reacciona ante la luz radiante, que es la fuente de luz de la televisión y monitores de ordenador, y la luz reflejada, que es la que nos trae el resto de nuestra experiencia visual.

Esto es demasiado complicado para recorrer todo el camino hacia aquí ahora, así que permítanme simplemente decir que el cerebro tiende a cerrarse en respuesta a las fuentes de luz radiante. Todos hemos visto a los niños como hipnotizados cuando ven la televisión durante un periodo de tiempo.

Mi mayor preocupación tiene que ver con la forma en que la industria de la televisión intenta contrarrestar este efecto mediante la introducción de lo que se conoce como “efectos sorpresa o sobresalto” en la programación de los niños. Un efecto de sobresalto es cualquier cosa que desencadene en el cerebro el pensamiento de que podría haber una situación de emergencia y lo ponga alerta para prestar atención a la fuente de la perturbación.

La televisión logra esto con los cambios repentinos y dramáticos de la intensidad de la luz o de sonido y un rápido desplazamiento de los ángulos de cámara. Eventualmente, sin embargo, el cerebro comienza a habituarse a la situación, dándose cuenta de que estos golpes son sólo falsas alarmas, y comienza a desconectarse de nuevo. Como resultado, cada diez años más o menos la industria de la televisión ha tenido que subir la apuesta haciendo golpes emocionales y sustos cada vez más grandes, hasta que finalmente lo que tenemos hoy son estallidos periódicos de imágenes violentas en los dibujos de los niños y así sucesivamente, hasta el punto en el que hay un promedio de dieciséis golpes de violencia cada media hora.

Aquí, la naturaleza del contenido del programa no importa. Mientras que el cerebro superior, o neocórtex, sabe que las imágenes en la televisión no son reales, el menor, o el cerebro “reptil” no lo sabe. Esto significa que cuando un niño ve la televisión y ve violencia, el cerebro reptil envía una serie de mensajes de alarma hasta el cerebro emocional, que a su vez contacta inmediatamente con el corazón. En el momento en que el corazón recibe una indicación de negatividad o de peligro, rompe de su habitual modo armónico en uno incoherente, provocando la liberación de la hormona más potente en el cuerpo humano, conocida como cortisol. El cortisol inmediatamente despierta el cerebro y hace que se produzcan billones de conexiones neuronales con el fin de preparar el individuo para enfrentarse a esa emergencia.

Entonces, tan pronto como el corazón recibe el mensaje de que el peligro era falso y no hay problema, otra hormona se libera para disolver todas las vías neurales hechas para hacer una rápida reacción de adaptación a la amenaza percibida. El problema con la actual programación televisiva es que no hay descanso, y el cerebro de un niño promedio, que ha observado desde 5000 hasta 6000 horas a la edad de cinco o seis años, está viviendo una gran confusión como resultado. El enorme exceso de estímulo de la televisión hace que el cerebro se dañe y mal adapte de una manera que antes se pensaba imposible.

La TV está, literalmente, rompiendo todos los niveles de desarrollo neuronal.
Cuando la televisión se introdujo por primera vez se la presentó como una maravillosa y democrática tecnología que haría la vida de todos mejor y serviría como una herramienta educativa disponible de forma gratuita para todos. Y la cultura de los años cincuenta compró este engaño. Así que ¿qué hay de los ordenadores desde los años 90?
Bueno, los ordenadores entran esencialmente en la misma categoría. Le cuento un ejemplo que demuestra cómo pueden tener el mismo efecto debilitante en la mente que la televisión tiene. Unos investigadores tomaron una sola página de un libro de texto de cuarto nivel en el que había un texto explicativo y un par de diagramas o cuadros y pidió a tres grupos de personas que estudiaran esa información. Al grupo A se le dio el pedazo de papel mismo. Al Grupo B se mostró una película de la página, y el grupo C la vieron en una pantalla de televisión - que es exactamente lo mismo que un monitor de ordenador. Veinte minutos más tarde se puso a prueba en su comprensión y retención del material. El grupo A, que tenía una copia en papel en sus manos, tuvo un promedio de retención del 85%. Los que la vieron en película tuvieron un nivel de retención de entre el 25 y el 30%, y los que la estudiaron en el monitor tenía un nivel de comprensión y retención de entre el 3 y el 5%. Cuando se mezclaron los grupos y se probó otra vez con diferentes páginas del libro, en cada caso la retención y la comprensión era idéntica.


De nuevo, esto tiene que ver con cómo el cerebro fue construido y la forma en que responde a la luz radiante y a la luz reflejada como fuentes de información.

Y esto debería hacernos parar y pensar.

2 comentarios:

g.tonella dijo...

eS MUY INTERESANTE EL ARTICULO TE AGRADEZCO INFINITAMENTE HABERLO SUBIDO GRACIAS GINATONELLA

g.tonella dijo...

EXELENTE ARTICULO MIL GRACIAS POR COMPARTIRLO, ME ENCANTO!
GINA TONELLA

Páginas vistas en total

Archivo del blog