18 nov. 2008

Reflexiones sobre el trabajo

Enseñanza de Chuang Tse sobre el trabajo

Un campesino cavo un pozo y utilizaba el agua para irrigar su finca. Empleaba una cubeta ordinaria para sacar agua del pozo, como lo hace casi toda la gente primitiva. Un paseante, al verlo, le pregunto al campesino por qué no utilizaba una palanca para ese fin, es un instrumento que ahorra esfuerzo y puede realizar mayor trabajo que el método primitivo. El agricultor dijo: "Se que ahorra trabajo y es precisamente esa razón por la que no utiliza el instrumento. Lo que temo es que el uso de ese instrumento me haga pensar solo en la maquina, la preocupación por la máquinas crea en un el hábito de la indolencia y la pereza

.

Aman al trabajo por el trabajo mismo, no como un medio para conseguir otra cosa, es in fin en si mismo, es una filosofía de vida que se desengancha del mas es mejor, de una carrera sin fin, del tanto tienes tanto vales. Que no hay que minizarlo o reducirlo a la minima expresión, cuando menos mejor.

Mecanización significa intelección y como el intelecto es principalmente utilitario, no hay esteticismo espiritual, ni espiritualidad ética en la maquina. La maquina lo apura a uno a terminar el trabajo y alcanzar el objetivo para cual fue hecha, para la maquina el trabajo no tiene valor por si mismo salvo como medio. Es decir, la vida pierde aquí su sentido creador y se convierte en un instrumento, el hombre es ahora un mecanismo productor de bienes.

El Budismo Zen y el psicoanalisis - E. Fromm- D Suzuki


El trabajo puede ser una fuente de crecimiento, así como una oportunidad para aprender más acerca de nosotros mismos y para desarrollar relaciones sanas y positivas. El trabajo nos conduce a explotar todo nuestro potencial, ha abrirnos al abanico infinito de experiencias.


Y todo trabajo es vacío cuando no hay amor.
Y cuando trabajáis con amor, os unís con vosotros mismos, y con los otros, y con Dios.
¿Y qué es trabajar con amor?
Es tejer la tela con hilos extraídos de vuestro corazón como si vuestro amado fuera a usar esa tela.
Es construir una casa con afecto, como si vuestro amado fuera a habitar en ella.
Es plantar semillas con ternura y cosechar con gozo, como si vuestro amado fuera a gozar del fruto.
Es infundir en todas las cosas que hacéis el aliento de vuestro propio espíritu.
Y saber que todos los muertos benditos se hallan ante vosotros observando.
K. Gibran

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog