25 ago. 2013

DIOS. Conferencia de Emilio Carrillo en Granada




Dura mas de 2 horas, por lo que se puede ver partes

El libro recoge seis entrevistas concadenadas realizadas a Emilio Carrillo por Nagual, Chamán de los Anukuighanos (comunidad ubicada en Wiñaymarca, la “Ciudad Eterna” del Lago Titicaca, de la que este pueblo es “guardián” desde épocas ancestrales), tras el periodo de Silencio que Emilio vivió entre diciembre y mayo pasados. Cuando sintió de Corazón su conclusión, fluyó espontáneamente entre ambos la conveniencia de mantener una serie de conversaciones en las que volcara todo aquello que había “visto” y experienciado durante los meses de recogimiento e introspección.

         En un principio, lo único que Emilio tenía claro era que el eje de las entrevistas debía ser un tema del que, así, sin más, se suele hablar poco: Dios (o como cada cual quiera denominarlo). ¿Por qué? Pues porque, tras los meses de Silencio, percibió que el momento evolutivo de la Humanidadimpulsa naturalmente a que entremos de lleno en el meollo de la cuestión con prioridad sobre otros asuntos conscienciales y espirituales que, aun siendo relevantes, no hacen sino girar alrededor del núcleo principal. Y este núcleo es Dios: lo que es, supone y representa; y sus implicaciones para el ser humano y su vida cotidiana.

A partir de ahí, el diálogo entre Nagual y Emilio se fue desenvolviendo desde una visión de Dios nada ortodoxa y ajena a “credos” y religiones. Y desde una espiritualidad “nueva”, aunque en parte es la que siempre ha latido en los místicos y místicas de todas las corrientes espirituales, que descubrieron en su interior que Dios es yo –cada uno, todos y Todo- y que yo soy Dios precisamente cuando ceso de ser “yo”.

Con este telón de fondo, el libro abarca una amplia batería de temas. Y lo hace no desde una perspectiva teórica o “teológica”, sino eminentemente práctica, ahondando en asuntos como: la Naturaleza de Dios, que es la nuestra; las nuevas aportaciones científicas que ayudan discernir lo que la Divinidad significa y conlleva y la falacia que representa concebir un Dios “exterior”, es decir, “algo” o “alguien” ajeno y separado de nosotros mismos; las causas del sufrimiento humano y cómo evitarlo; la “innecesariedad de hacer” y el ejercicio de los dones y talentos de cada cual como expresión de la “santidad”; la Evolución y las pautas que rigen la Creación y el Cosmos; la nueva “Consciencia de Unidad” que hoy emerge en la Humanidad en sustitución de la “consciencia egocéntrica” que hasta ahora ha prevalecido; y un amplio etcétera.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog