18 jun. 2011

KABIR: Donde estas, Dios mio?


¿Dónde me buscas, oh, servidor mío?
¡Mírame! Estoy junto a ti. No estoy en el templo ni en la mezquita,
ni en el santuario de La Meca,
ni en la morada de las divinidades hindúes.
No
estoy en los ritos y las ceremonias,
ni en el ascetismo y sus renunciaciones.
Si me buscas de veras me verás enseguida,
y llegará el momento en que me encuentres.

Kabir dice:
Dios, ¡oh Santo!, es el aliento de todo lo que respira.

 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog