23 mar. 2012

OSHO: Da la mano conscientemente


Cuando le des la mano a un amigo, hazlo de manera alerta. Mira si tu
mano despide calor o no. Si no lo hace, puedes darle la mano y no habrá
comunicación ni transmisión de energía. De hecho puedes darle la mano y
que esté completamente fría y congelada. No hay vibración, no hay pulsación; no está fluyendo energía hacia el amigo. Entonces es en vano.
Es un gesto vacío, un gesto impotente.                                                                       

Cuando le des la mano a alguien mira profundo dentro de ti si está
fluyendo energía o no, y ayuda a dirigir esa energía; lleva la energía
hacia allá, muévela.

Al principio será sólo un ejercicio de imaginación, pero la energía sigue a la
imaginación. Puedes hacerlo… so quieres puedes tomarte el pulso y luego
imaginar durante minutos que el pulso va más rápido. Después el pulso otra
vez, y verás que ha aumentado. La imaginación crea la raíz, canaliza la
energía.                                                                                                                                        

Cuando le des la mano a alguien, dásela conscientemente e imagina que la
energía está moviéndose ahí y que la mano se vuelve cálida y acogedora.
 Serás testigo de un cambio tremendo.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog