11 oct. 2009

El Zazen


El Zazen o meditación es una de las pácticas más importandes del budismo Zen, es casi su estandarte al igual que los koam. El zazen es en sí mismo la realización última del Yo original, el objetivo supremo.

Quizás algo tan simple como sentarse sobre un cojín y no pensar en nada sea lo más complicado. No hay más que probarlo durante algunos minutos, y quizás no se aguante ni cinco minutos cuando uno ya se ha distraido por completo y se ha dejado llevar por sus pensamientos.

Todo el mundo sabe más o menos la conexión física-psíquica entre los órganos del cuerpo humano, pues este estudio ha revelado que con la práctica del zazen algunos órganos pueden ser curados sin intervención quirúrgica.

Practica de ZAZEN
Para realizar zazen es suficiente que te coloques sentado sobre una silla (aunque si quieres puedes usar un cojín ), con las piernas rectas y los pies sobre el suelo formando 90 grados, no debes de estar ni muy alto ni muy bajo, lo más perfecto posible y la columna vertebral lo más recta posible.


El lugar de práctica de zazen debería ser uno que siempre se use para ello (yo uso una esquina de mi habitación), no tienes porque poner velas ni nada por el estilo, lo único es que en la habitación debe de tener la luz más adecuada para que estés relajado. Y ya está, sólo tienes que relajarte y procurar no pensar en nada, sólo escuchar tu respiración, verás lo dificilísimo que resulta las primeras veces.

Al principio comienza haciéndolo unos cinco minutos al día, hasta que veas que lo controlas y luego hazlo una media de quince minutos al día. No te imaginas lo bien que se sienta uno cuando termina de hacer zazen. Recuerda: escucha tu respiración y verás que a veces respiras más rápido que otras, realizas una aspiración más profunda unas veces, no la controles, sólo escúchala y aprende de ella.

El Zazén se considera una puerta a lo más profundo del ser y la llave a nuevas etapas de desarrollo de la conciencia. Al mismo tiempo se describe a veces como el método de devolver al cuerpo y la mente su condición natural.

Influencia psicosomática del Zazen. La postura corporal mejora. Se afianza la motricidad desde el centro de gravedad del cuerpo, a la altura de la pelvis. *Desaparecen tensiones innecesarias, especialmente las derivadas de expresión o auto control en la cintura escapular y cuello.
Mejora el riego cerebral y la compenetración entre las tres capas del cerebro (instintivo, emocional, y córtex) y la conexión entre hemisferios.
Se establece una respiración más lenta y profunda, integrando el abdomen en el movimiento del diafragma, consiguiendo una mayor y más equilibrada oxigenación de todo el metabolismo.

Se crea una coordinación entre la expresión corporal y el pensamiento.
Los pensamientos desordenados del subconsciente tienden a depurarse, como en una digestión mental.

Se producen niveles de descanso metabólico y mental más profundos que durante el sueño corriente.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog