6 mar. 2010

OSHO: Confundir a la mente

Si te sientes enfadado simplemente haz algunas respiraciones profundas. Aspira y espira profundamente durante dos minutos y mira dónde está tu enfado. Confundes a la mente, no puede relacionar ambas cosas. La mente comienza a preguntarse: "¿Desde cuándo la gente respira profundamente cuando está enfadada? ¿Qué está pasando?".

El secreto está en hacer cualquier cosa pero nunca repetirla. Si cada vez que estás triste te metes bajo la ducha, la mente se acostumbrará. Después de tres o cuatro veces la mente aprende: "Muy bien, estás triste, es por eso por lo que te metes bajo la ducha". Entonces se vuelve una parte constitutiva de tu tristeza. No, nunca lo repitas. Engaña siempre a la mente. Sé innovador, sé imaginativo.

Tu pareja dice algo y tú te sientes enfadado. Siempre has querido pegarle o lanzarle algo. Esta vez, cambia: ¡ve y abrázala! ¡Dale un buen beso y despístala también!. Tanto tu mente como tu pareja se despistarán. De repente las cosas ya no serán iguales. Verás que la mente es un mecanismo; cómo se pierde completamente si cambia la estructura; no puede competir contra lo nuevo. Abre la ventana y permite que entre una brisa nueva".

Osho, La farmacia del alma

2 comentarios:

Rigo Rivera dijo...

EXCELENTE BLOG SALUDOS ME PARECE MUY BIEN ESA IDEA DE ENGAÑAR A LA MENTE PARA Q SE VALLA ACOSTUMBRANDO

EDSC dijo...

La mente de Rigo Rivera ya debe estar confundida entre "valla" y "vaya".

Hay que saber usar el instrumento llamado mente

Páginas vistas en total

Archivo del blog