5 ago. 2010

Agua que si has de beber no las dejes correr


El agua, disolvente universal, “incolora, inodora e insabora”, compone el 85% de nuestro cuerpo. Dependiendo de su procedencia, lleva incluida en su composición, en mayor o menor medida, materia orgánica, en forma de virus, bacterias e incluso algas. También dependiendo de su procedencia pueden incluir en diferentes proporciones, materia inorgánica en forma mineral, como sales calizas, sodio, hierro, cobre, sulfatos de calcio y magnesio. Sin hablar de la química que también puede contener, como fluoruros, cloruros, carbonos, ácidos, aceites, plaguicidas y demás venenos.

Podríamos diferenciar dos grandes tipos de agua: agua dura y agua blanda. Y dentro de estos dos tipos: el agua mineral o de manantial, agua hervida, agua de lluvia, agua de nieve, agua filtrada, agua desionizada y agua destilada. Cada una de ellas con unas características claramente diferenciadas:

Agua Dura:
Se dice de el agua que tiene gran cantidad de materia inorgánica en su composición. Normalmente procede del aguas filtradas en el subsuelo a modo de manantial o acuifero subterraneo. El agua dura a la larga deja sedimentos minerales por todo el cuerpo al ser arrastrados por el torrente sanguineo, con las consiguientes repercusiones para la salud. Como podrian ser el endurecimiento de las arterias, los trombos, la artritis y los fallos renales, entre otros muchos.

Agua mineral o de manantial:
La más conocida y relacionada con la calidad y la salubridad ya que viene normalmente embotellada para su consumo, como su nombre indica es mineral , es decir, un agua dura, procedente normalmente de manantial, que dependiendo de su procedencia se le atribuyen cualidades medicinales, hay que decir, más que dudosas.

Agua Blanda:
Se dice de el agua que tiene “poca” materia inorgánica en su composición, normalmente procede de aguas superficiales que no se han filtrado en el subsuelo, como podrian ser rios, lagos o embalses artificiales. Igualmente se le llama agua blanda porque en relación con otras aguas tienen menos materia inorgánica pero no nos engañemos, no está exenta de minerales.

Agua hervida:
El agua hervida más de 20 minutos, esta “libre” de bacterias y virus pero no de su materia inorgánica. Igualmente cuando la tomamos en forma de caldos, pastas, verduras y sopas ingerimos esos germenes muertos más los minerales.

Agua de lluvia y agua de nieve:
Es la forma más pura de agua que nos aporta la naturaleza, ya que se destila naturalmente por la acción del Sol, no deberia contener ni gérmenes, ni minerales. Desgraciadamente al atravesar la atmósfera y hoy en día cada vez más, el agua recoge toda clases de lodos, bacterías, minerales, polvos, humos y sustancias químicas. Que la convierten en todo menos en agua pura.

Agua filtrada:
El agua filtrada (ej: osmosis inversa) es la que ha pasado a través de un pasador muy fino, carbón activado u otra clase de barrera mecánica. Existe la creencia popular de que el agua filtrada es el agua más pura que podemos conseguir pero nada más lejos de la realidad ya que aunque si que filtran la mayoria de las materias inorgánicas y sustancias químicas, incluso los que contienen plata (gran antibacteriano) son incapaces de frenar el paso de las bacterias y los virus.

Agua desionizada:
El agua es pasada a través de unas resinas iónicas que teoricamente recogen todas las sustancias minerales en el agua, pero eso si, ninguna orgánica, dejando pasar todos los virus y bacterias.

Agua destilada:
Es el proceso más parecido al de la naturaleza, por lo tanto el que nos puede ofrecer el agua más pura que podamos conseguir. En el proceso convertimos el agua en vapor lo enfriamos y condesamos en un alambique y recogemos un agua totalmente libre de germenes y minerales. Los únicos elementos que podrian pasar junto con el agua son los volátiles como los derivados de los hidrocarburos (gas-oil, gasolina etc…), siempre que el agua esté contaminada con estos compuestos.

Aclaraciones sobre el agua destilada
Las plantas son las únicas que necesitan minerales inorgánicos para su desarrollo ya que el hombre recibe el aporte de estos minerales a través de los alimentos sólidos que ingiere. Minerales unidos a moléculas orgánicas que son los únicos que el cuerpo puede procesar. Los minerales inorgánicos que ingerimos en parte son expulsados por el cuerpo y otra parte se queda depositada por todo el cuerpo y más en concreto en los órganos filtro, capa tras capa, día tras día, año tras año, como el agua salpicada que mancha de cal nuestro espejo de baño.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog