1 jun. 2009

Tabaco: Que decia la ciencia medica









Hace muy poco tiempo, hablamos de la década de los años 20 hasta los 50 del siglo XX y no de la Edad Media, la industria tabaquera campaba a sus anchas por el mundo y a médicos para recomendar sus productos.
Recientemente una exposición en la Biblioteca de Nueva York dirigida por el Dr. Robert J. Jackler ha recopilado 5.000 de estos anuncios para refrescar nuestra frágil memoria.
Fumar era elegante, aspiracional socialmente, integrador y hasta saludable para la garganta, la memoria, la digestión y combatir el estrés.
Algunos de los eslóganes de entonces eran los siguientes:
La mayoría de los médicos prefiere fumar Camel”
“Cuida tu salud, fuma Chesterfield”
‘L&M, justo lo que el médico te mandó”
“20.679 doctores aseguran que los Luckies son menos irritantes”
“La protección para tu garganta contra la irritación y la tos”
Por supuesto esto ha cambiando, tal vez debido al hecho de que el tabaco provoca casi cinco millones de muertes al año y que las evidencias no se puede ocultar tanto tiempo, y hoy en día los médicos son enemigos declarados del tabaco y hasta los neumólogos han animado a sus pacientes a demandar a las tabaqueras.
Por todo ello, alguna lección deberemos extraer del hecho de que los médicos se vendiesen a la industria hace décadas y que ahora, aunque ellos han rectificado y las campañas anti-tabaco son duras, el consumo sigue siendo excesivo.
Estas son nuestras 6 REFLEXIONES:
1. LOS MÉDICOS no son Dios, no tienen siempre la “verdad” en sus manos y a veces se comportan como veletas. En los 50 sucumbieron ante el tabaco, en los 60, 70 y 80 ante el biberón boicoteando la lactancia materna, etc. Ellos son también parte de la sociedad y del Sistema y están expuestos a los mismos errores: creer en estudios científicos mercenarios o “dudosos” que justifican lo que le interesa al Poder. Si nos “mentían” respecto al tabaco habrá que plantearse si también están equivocados con la Vacuna del Papiloma Humano, el tratamiento oficial del cáncer, etc.
2. Los médicos tampoco tienen la culpa evidentemente de nuestras enfermedades porque el mantenimiento de la salud es RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL. La prevención, los hábitos saludables (alimentación sana, ejercicio, relajación,
eliminar el estrés patológico, meditación, emociones y pensamientos sanos, espiritualidad, …) son tareas personales que nadie puede hace por nosotros. La infantilización de delegar nuestra salud en los demás y en la comodidad de pastillitas no es la mejor apuesta.
3. Aunque la presión de la publicidad es muy grande, nadie nos obliga a fumar ni a hacer algo que no deseemos. Madurez, responsabilidad y sobre todo moderación y CONTROL son virtudes que debemos trabajarnos nosotros y no se venden en el mercado.
4. Respecto al TABACO: hay
culturas que han fumado tabaco durante siglos, pero con respeto e inteligencia, y no tienen nuestras tasas de cáncer de pulmón. Los cientos de sustancias químicas contenidos en los cigarrillos y el azúcar añadido son los principales responsables de su peligrosidad. Las tabaqueras junto a la industria alimenticia son los clientes principales de los fabricantes de azúcar blanco.
5. LA INDUSTRIA TABAQUERA es realmente miserable porque ha envenenado la hoja de tabaco, la ha vuelto muy adictiva con sus añadidos y ha ocultado y desmentido el horror y las evidencias de los efectos de sus productos durante décadas hasta que los JUECES, que no los Ministerios de Sanidad, le pararon los pies gracias a la presión de los consumidores/enfermos.
6. El tabaco es muy perjudicial y legal y, como explicamos en el post de
Contradicciones modernas, existen actualmente otros muchos productos muy cuestionables: aspartamo, Prozac, Ritaline, transgénicos, etc. de los que no nos advierten y cuyos efectos secundarios podrían ser hasta mayores que los de otros productos ilegales: marihuana, etc.
Tomado de: Blog Alternativo

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog