20 jun. 2010

Anthony de Mello: Mis males son relativos


Hay una historia de un hombre que, un día, fue hasta su rabino y le dijo:
¡Rabino, tiene que ayudarme!
¡Mi casa es un infierno!
Vivimos en una habitación yo, mi mujer, mis hijos, mis cuñados y suegros
¡Es un infierno! No hay espacio para todos. Me vuelvo loco.

El rabino sonrió y dijo: "Está bien; yo lo ayudo, pero tiene que prometerme hacer
lo que yo diga." y el hombre: "¡Prometo! ¡Prometo de verdad! ¡Es una promesa solemne!"

Dijo el rabino: "¿Cuántos animales tiene?
El hombre: "Dos vacas, una cabra y seis gallinas.

El rabino dijo: "Ponga los animales dentro del cuarto, y vuelva dentro de una semana."

El hombre no podía creer lo que oía, pero había prometido. Entonces, volvió a su
casa deprimido y llevó los animales dentro de la habitación.

A la semana siguiente volvió desconsolado y dijo al rabino:
"¡Estoy enloquecido!
Vaya acabar con, un infarto. Usted debe hacer algo..."

'Y el rabino dijo: "Vuelva a casa y saque los animales. Dentro de una semana, venga a verme."

El hombre fue corriendo hasta su casa. y cuando volvió, a la semana siguiente, sus ojos brillaban, y dijo:
"Rabino, la casa es una maravilla, ¡tan limpia!

¡Es un paraíso!"


No tenía zapatos y siempre estaba protestando por falta de zapatos, ¡hasta que conocí a una ,persona que no tenía pies!
“Vivir las experiencias que nos ofrece la vida, es obligatorio; sufrirlas o gozarlas, es opcional

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog