3 oct 2008

La Revolucion de las Grasas


Entrevista a Sacha Barrio
Cargado por presenciacultural

"La gran revolución de la grasas" libro del Dr.Sacha Barrio interesante para sanos y enfermos, recomiendo que vean este video

La medicina occidental ve las cosas de otra manera। Digamos que la medicina occidental ve al hombre desde la tierra. Se ve cada órgano por separado, hay hemogramas, resonancias magnéticas, rayos x; tiene una agudeza y una precisión que no tiene la medicina china. Sin embargo, esta ve la constitución, lo emocional, cómo interactúan los órganos; o sea, tiene una perspectiva global.

¿No es exagerado decir eso?
No. Vea: pasaron 900 mil años entre el australopitecus y el hombre de Neanderthal. Y hasta el homo erectus pasaron otros 900 mil años. En todos eso millones de años, la herramienta de caza era la piedra afilada, no hubo cultura ni lenguaje. Pero, cuando llegó la agricultura, hace 8,500 años en Mesopotamia, fue un segundo -en términos paleontológicos- lo que tomó la aparición de la escritura, de filósofos, soldados, astrónomos, médicos... Esta nueva alimentación, que incluía mostaza, trigo, cebada o lechuga en lugar de carne, empezó a modificar profundamente todas nuestras células. Eso implicó una revolución en la conciencia.

Modificó el cerebro.
El trigo trae glucosa, que es combustible para el cerebro. Así, uno puede revolucionar su vida también. Ahora, consideremos que el 60% del material del cerebro es grasa; entonces, si comemos las grasas que abundan en nuestro medio -margarina, papas fritas, chizitos, pollo a la brasa-, vamos a tener un cerebro de papa frita (ríe). Pero una grasa óptima puede modificar para mejor la estructura del cerebro.

¿O sea que la alimentación puede afectar el estado de ánimo?
Por supuesto. En el capítulo Las grasas del cerebro y de la psique señalo que se han hecho estudios en las aldeas de pescadores del Lejano Oriente y, en ellas, no se encontró ni un caso de depresión.

Usted habla del Omega 3. ¿Qué es eso?
Es un ácido graso esencial. De todas las grasas del mundo, para el cuerpo solo dos son imprescindibles: Omega 3 y Omega 6. En esas aldeas tienen Omega 3 porque es abundante en el pescado.

¿O sea que hay grasas que pueden mejorar la inteligencia?
Por supuesto. Lo que planteo es que, en nuestra sociedad, lo que lidera las carencias nutricionales es la grasa. Según estadísticas de Estados Unidos, el 95% de la población carece de Omega 3 y, en Lima, el porcentaje es parecido. En zonas rurales pobres, obviamente es diferente, pero en Lima, más bien, comemos carne -pollo o res- en exceso, casi todos los días.

¿Y esos alimentos light?
Son estrategias de márketing. Hay una relación matemática entre el término light y las ventas. Venden aceites con cero colesterol. Pero en el reino vegetal no existe el colesterol -es del reino animal-. Es como si yo vendiera lechugas con cero hemoglobina.

La gente les corre a las grasas para no engordar.
Pero las grasas vegetales, bien refinadas, ayudan a bajar de peso, grasas con Omega 3 precisamente. Hay gente en dieta tras dieta que no adelgaza. Pero una cucharadita de aceite de linaza podría ser la clave para que sucediera.

El aceite de linaza se usa para pintar al óleo, no? Sí, pero eso es para uso industrial। Sucede que el Omega 3 se oxida y eso estabiliza la pintura. Por eso, el aceite de linaza hay que consumirlo fresco. Uno muele la semilla y debe consumirlo inmediatamente. Sitios como Santa Natura o Madre Natura venden harina de linaza, pero el aceite, después de dos horas, cambia.

¿Y cómo se consume fresco?
No puede moler la linaza en un molinillo de café, hacer una papilla y echarla sobre la avena o el jugo de papaya, pero tiene que ser fresca. Lo ideal es moler tres cucharadas de linaza junto con dos cucharadas de ajonjolí. Así se conserva la proporción.

En las tiendas uno ve torres de aceite que dicen 100% vegetal, aceite de oliva virgen, extravirgen. ¿Cuál compro?
El Omega 6 está en todas partes: almendra, pecana, maíz, soya. Pero esos aceites han sido hechos mediante un proceso que describo en mi libro que, en resumidas cuentas, destruye la naturaleza del aceite. Usan químicos, como gasolina o kerosene. Y la margarina es igual, pero le inyectan hidrógeno. Son cosas muy tóxicas. El aceite de oliva extravirgen es rico y bueno para el corazón, pero no es esencial. El problema es el exceso de Omega 6 en relación con el Omega 3. Por cada gramo de Omega 3, debemos consumir tres de Omega 6. pero consumimos 40.

¿Y eso qué genera?
Esa desproporción es causa primaria de tumores, benignos o malignos.

Hay una parte de su libro en el que habla de la grasa y el desempeño sexual.¿Influye?
Claro. Las grasas insaturadas liberan el sistema cardiovascular, del cual depende una erección. Buena parte de estos problemas eréctiles son simplemente de plomería. Muchos creen que comer carne los va a hacer más viriles. Al contrario, eso endurece las arterias.

¿Qué deberíamos comer?
Yo soy partidario de que se coma pescado de carne grasosa. Eso es mejor que pollo. Y también comer vegetales: garbanzos, quinua, habas, frejoles y bajar las carnes. Es cierto que los frejoles no son indicados para adelgazar, pero el pallar y la lenteja sí adelgazan bastante.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog