3 jul. 2009

Aspertamo(e): Dulce promesa o amarga realidad?


Ver video abajo
Te tenemos malas noticias si eres de las personas que no saben lo que beben,
ya que el aspartame es el endulzante dietético de moda. Para los promotores
del consumo de aspartame su mercado meta son dos grupos: las personas que
buscan controlar su peso y los diabéticos.

Un sobrecito de azúcar contiene solamente 18 calorías, el usar aspartame
como sustituto para controlar el peso no es una buena elección; ya que
ingerir más o menos 1500 calorías por día es lo ideal; entonces un sobrecito
de azúcar sólo representa el .012 % de esa cantidad, que no altera nuestras
dietas; en cambio el aspartame es un edulcorante que prolonga el hábito de
consumir dulces y te condiciona a incluir productos con sabores dulces que
generalmente contienen una gran cantidad de calorías y que anulan el
supuesto 'ahorro' calórico. La mayoría de los productos 'dietéticos' que se
venden actualmente contienen aspartame como agente saborizante, por
ejemplo en sodas, helados, postres, galletas, jarabes, chicles, etc... Podemos
afirmar y comprobar que la única función del aspartame es estimularte a
consumir continuamente productos "no saludables", que no te permiten tener
un régimen alimenticio óptimo.

Otro aspecto muy importante, es que el aspartame genera dos tipos de cambios
en el metabolismo.

El primero es descrito por la Dra.Sandra Cabot, especialista del hígado que
ha tratado un gran número de pacientes intoxicados con aspartame. Esto
sucede porque al luchar contra los efectos tóxicos del aspartame, el hígado
disminuye su habilidad de quemar grasa, ocasionando la conversión de
calorías ingeridas en células de grasa. Un estudio reciente del Dr. Trocho,
investigador de la Universidad de Barcelona, demuestra que el aspartame se
convierte en formaldehido y se acumula en las células de grasa del cuerpo y
el análisis de la función del hígado indica que este es afectado por el uso
de aspartame.

El segundo factor se presenta cuando usamos aspartame para controlar el peso
y se origina una disminución de los niveles de serotonina en el cerebro. La
serotonina es disminuida por el consumo de carbohidratos y el organismo te
condiciona a proporcionarle este químico al cerebro por medio del consumo de
carbohidratos, que por supuesto incluyen azúcares. Esto desencadena una
reacción compulsiva de ingerir dulces, pan, postres y una parafernalia de
productos que solo te dan como resultado un significativo aumento de peso.

En el caso de la promoción del aspartame para consumo de personas
diabéticas, es muy importante señalar dos factores; además, tenemos que
hacer énfasis en lo siguiente, el aspartame no te ayuda a reducir ó
controlar el peso, sólo te condiciona a consumir carbohidratos = aumento de
peso; los diabéticos necesitan controlar su peso para luchar contra su
enfermedad y deben saber que consumir aspartame no ayuda, solamente
deteriora su salud y agrava la diabetes.

El primer factor radica en que el consumo del aspartame causa reacciones
químicas en el cerebro y ocasona daños severos en el sistema nervioso
central y éstos determinan un deficiente funcionamiento del páncreas, que
reacciona liberando abundante insulina. Cuando ésta es ingerida suele causar
hipoglucemia inicialmente. Posteriormente, cuando la cantidad de insulina
liberada por el consumo de aspartame se acaba, el páncreas no esta preparado
para liberar más en la ingesta de azúcares y carbohidratos, entonces se
advierten altos niveles de glucosa en la sangre; estos fenómenos son ambos
un factor importante en los ataques de diabetes, ya que el páncreas se
debilita por los continuos ataques de este tipo, factor decisivo en el
empeoramiento del diabético. Lo principal es llevar un control firme de los
niveles de glucosa en la sangre, aunque a veces esto es muy difícil, además
de que se presentan numerosas complicaciones asociadas con la aparición de
altos niveles de glucosa en la sangre y con los casos de hipoglucemia. La
mejor decisión que puedes tomar es no consumir aspartame y alertar a otras
personas a cerca de sus efectos negativos en la salud de los seres humanos.

El segundo factor, surge por la carencia de honestidad de los promotores de
aspartame que engañan a los consumidores al ofrecerles un producto nocivo
para la salud, en complicidad fraudulenta con ciertas asociaciones (como la
American Diabetic Association, aunque usted no lo crea) que recomiendan a
las personas el consumo del aspartame al incluir en la etiqueta de los
productos el logotipo de la asociación. Esto implica que los diabéticos
supongan que es su mejor elección alimenticia.

Por ejemplo, el jarabe para hot cakes contiene una gran cantidad de
carbohidratos que elevan los niveles de glucosa en la sangre, pero como
esta recomendado por la asociación (!), los diabéticos lo consumen y no se
imaginan los efectos negativos que les ocasiona. El aspartame crea
dependencia y tu cuerpo se acostumbra a este químico, que te condiciona en
el consumo de carbohidratos para mantener los niveles de serotonina en el
cerebro, desencadenando el constante deseo de consumir productos que sólo
te ayudan a aumentar de peso.

Pero lo más importante es que los consumidores conozcan los efectos
negativos que ocasiona el aspartame en el hígado, páncreas, cerebro y otros
órganos, para que nos ayuden a erradicar el uso de esta neurotoxina
legalizada, y la estrategia para lograr esto es no comprar los cerca de 500
productos disponibles en el mercado que contienen aspartame como
endulzante artificial.

Aspartamo dulce veneno from El Trovador del Montseny on Vimeo.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog