12 abr. 2010

Pasaje del Bhagavad Gita


La voz de Krishna:



El sabio se lamenta por los vivos, y no se lamente por los que mueren,

porque todos nosotros hemos existido siempre.

Yo, y tú, y aquellos reyes de la tierra. Y todos nosotros existiremos para siempre,

todos nosotros para siempre jamás.

Lo irreal no existe nunca: lo Real nunca deja de existir.

Esta verdad ha sido vista por aquellos que pueden ver la verdad.

Entretejido en su creación, el Espíritu está más allá de la destrucción.

Nadie puede poner fin al Espíritu, que es eterno.

Ya que él habita en estos cuerpos fuera del tiempo,

pese a que estos cuerpos tengan un fin temporal;

 pero él permanece inconmensurable, inmortal.

Así como un hombre se quita el vestido viejo y se pone otro nuevo,

el Espíritu y el fuego no lo pueden quemar.

Es intocable para los diluvios, es intocable para los vientos resecos.

Más allá del poder de la espada y del fuego, más allá del poder de las aguas y de los vientos,

el Espíritu es eterno, omnipresente, inmutable, inmóvil, siempre Uno



Bhagavad Gita, cap.II

No hay comentarios:

Páginas vistas en total

Archivo del blog