19 abr. 2010

Un simple gracias




Una alma recién llegada al cielo se encontró con San Pedro. El santo

llevó al alma a un recorrido por el cielo. Ambos caminaron paso a

paso por unos grandes talleres llenos de ángeles.

San Pedro se detuvo frente a la primera sección y dijo:

 "Esta es la sección de recibo.

Aquí, todas las peticiones hechas a Dios mediante la oración son recibidas".

 El alma miró a la sección y estaba terriblemente ocupada

con muchos ángeles clasificando peticiones escritas en voluminosas

hojas de papel de personas de todo el mundo.

Ellos siguieron caminando hasta que llegaron a la siguiente sección,

y San Pedro le dijo:

"Esta es la sección de empaque y entrega. Aquí,

las gracias y bendiciones que la gente pide, son empacadas y enviadas

a las personas que las solicitaron".

El alma vio cuán ocupada estaba. Había tantos ángeles trabajando en ella como tantas

bendiciones estaban siendo empacadas y enviadas a la tierra.

Finalmente, en la esquina más lejana del cuarto, el alma se detuvo en

la última sección.

Para su sorpresa, sólo un ángel permanecía en

ella ocioso haciendo muy poca cosa.

"Esta es la sección del agradecimiento" dijo San Pedro al alma.

"¿Cómo es que hay tan poco trabajo aquí?" preguntó el alma.

"Esto es lo peor"- contestó San Pedro.

 "Después que las personas reciben las bendiciones que pidieron, muy pocas envían su

agradecimiento".

"¿Cómo uno agradece a las bendiciones de Dios?", volvió a preguntar el alma.

"Simple", contestó San Pedro, "sólo tienes que decir:

-Gracias Señor-".



3 comentarios:

Mayumbana dijo...

Hermoso, muchas gracias por compartir... Un saludo.

tere dijo...

Muchísimas gracias,estoy en el peor de mis momentos y ésto era lo que estaba necesitando, de nuevo gracias.

tere dijo...

Muchiśimas gracias,ésto me llegado en el peor momento de mi vida y era lo que estaba necesitando de nuevo gracias

Páginas vistas en total

Archivo del blog