11 abr. 2010

Mantras a ritmo de pop

Hay estantes enteros de rezos budistas mezclados con chill-out y música de relajación: había que marcar la diferencia, y se nos ocurrió hacerlo introduciendo una voz que nada tiene que ver con esta mística. Nuestra intención fue siempre grabar los mantras para acercarlos a la gente, y esa música pop podía hacer que perdieran toda su energía, y eso era innegociable. Al final, hemos conseguido preservar su ritmo, su vibración” Andreu Merino o Dorje Dondrub, el monje mayor de la comunidad



En la localidad de Olivella, en el del Parque Natural del Garraf (Barcelona) se encuentra el monasterio Sakya Tashi Ling ubicado en el palacete Palau Novella, una mansión de finales del XIX en la que viven una veintena de monjes budistas y donde se realizan numerosas actividades espirituales y talleres de desarrollo personal.

En el 2005 y durante diez horas grabaron mantras y oraciones en su sala de meditación y se incluyeron en el álbum “Monjes Budistas de Sakya Tashi Ling” de la compañía Vale Music: trece canciones que fusionaban música pop y chill out con los mantras y rituales recitados por los integrantes de esta comunidad.

La palabra “mantra” proviene del sánscrito y es la repetición de un sonido con una vibración determinada que permite enfocar y sosegar la mente y tiene propiedades relajantes y terapeuticas.

La finalidad de este disco era, además de aportar sensaciones de bienestar y calma, acercar y hacer accesible la meditación y la filosofía budista de una manera sencilla.
El “experimento” fue un rotundo éxito de ventas a pesar de las críticas de la ortodoxia por la fusión de misticismo oriental con música moderna occidental y la posible pérdida de autenticidad de los mantras. Se vendieron más de 100.000 copias en España y la canción “My spirit flies to you” se situó en el nº1 de descargas de iTunes.

En este vídeo podemos escuchar otro de estos mantras milenarios adaptados al siglo XXI. Una música inspiradora, relajante y con mensaje que nos recuerda a Sacred Spirit que recogía cantos ancestrales indios con sonidos pop, pero desde otro lado del planeta y otra espiritualidad



Los mantras son un buena herramienta en la vida, sean simplemente sonidos durante nuestra meditación, cantados bellamente como los de la monja budista Ani Choying Dolma o mezclados con música pop.Desde su nuevo disco promueven los valores de vivir el mantra, un término sánscrito que significa protección de la mente.

¿Podemos aprender a proteger nuestra mente con la música de los Monjes Budistas?
Primero tenemos que entender qué es la mente, algo que nosotros asociamos al espíritu, no al cerebro. Cuando hablamos de mantra decimos que es una frase mística que significa protección de la mente y que pone en marcha una cantidad de energías que abren determinados universos para la persona que los está recitando. Con esto sería suficiente, pero como nuestra mente está muchas veces dispersa, necesita un soporte, que en este caso es música que te relaja, con un mantra que te aporte esta energía. El resultado es un conjunto beneficioso para la persona que lo está escuchando.

¿Adaptar la música a las necesidades energéticas y terapéuticas del mantra ha sido el proceso más laborioso a la hora de elaborar este disco?
El mantra es algo que nosotros practicamos a diario y sólo lo hacemos en el monasterio. Así que una de las condiciones que le pusimos a la compañía es que los mantras se recitasen en nuestro monasterio para que pudieran llevar toda la carga energética pertinente. Una vez registrados estos mantras, se los llevaron al estudio para ponerle música y cuando nos lo volvieron a mostrar, hicimos los cambios que consideramos oportunos para realizar esa adecuación que comentas.

¿Cada vez hay más gente que necesita esta ayuda, derivada especialmente de problemas de estrés o de ansiedad?
Hay un cambio de posicionamiento lógico. Después de pasar unos siglos donde había más espiritualidad y la gente tenía más libertad, se ha pasado a un materialismo brutal. Creo que el materialismo tiene ventajas como la evolución de la ciencia, de la medicina, de la comunicación…Pero también tiene su contrapartida. Si sólo prestas atención a eso, la felicidad tampoco llega. Hay que encontrar el término medio entre espiritualidad y materia y cuidar nuestro yo interno

Fuente : Blog Alternativo

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy grato y sin duda hay que adaptarse a los nuevos tiempos, suave y facil de aprender... me encanta y lo compartire. Felicitaciones y todo el exito posible. mil gracias por existir aunque sea tan lejos de estos lares tan llenos de violencia y absurdo lamentablemente.

Páginas vistas en total

Archivo del blog